Search
  • PiedraFundamental

¿Qué se entiende por arquitectura sostenible?



La sostenibilidad ambiental permite mantener el patrimonio natural y la capacidad productiva del planeta a pesar del desarrollo económico y social del ser humano.


La arquitectura sostenible tiene un objetivo: reducir el impacto de las edificaciones en el medio que las rodea, para que sus habitantes puedan gozar de una gran calidad de vida. Adicionalmente, busca preservar al máximo la flora y la fauna del entorno natural.


¿EN QUÉ CONSISTE LA ARQUITECTURA SOSTENIBLE?


Este término engloba a los diseños arquitectónicos derivados de un concepto sustentable.

La arquitectura sostenible tiene un objetivo: reducir el impacto de las edificaciones en el medio que las rodea, para que sus habitantes puedan gozar de una gran calidad de vida.

Adicionalmente, busca preservar al máximo la flora y la fauna del entorno natural. Ya que son vitales para el buen funcionamiento de los ecosistemas.

Hay que resaltar que la expresión “arquitectura sostenible” deriva del término “desarrollo sostenible”. Evidencia que tienen un objetivo en común: lograr que la acción del hombre no sea tan negativa a nivel medioambiental.



PRINCIPIOS DE LA ARQUITECTURA SOSTENIBLE


La arquitectura sostenible sienta sus bases en grandes principios. A continuación te los presentaremos a detalle:


El estudio del clima

Para construir edificaciones de manera sostenible es imperativo estudiar las condiciones climáticas, así como la hidrografía y los ecosistemas del entorno inmediato.

El propósito de esto es aprovechar al máximo los recursos naturales como el agua. Y lograr incorporarlos eficientemente en la propuesta de diseño.

De hecho, las casas sostenibles se caracterizan por maximizar dichos recursos para alcanzar resultados responsables con la ecología.


La eficiencia energética

La promoción de la eficiencia energética es otro principio clave de la arquitectura sostenible. Y es que al reducir el consumo de energía a nivel doméstico, comercial, o industrial, los países son capaces de incrementar su competitividad y autonomía.

De modo que el impacto que genera el uso racional de la energía en los proyectos de construcción verde representa uno de los principales pilares de la eco-arquitectura actualmente. Es recomendable que las edificaciones cuenten con sistemas de ahorro de energía para la iluminación, refrigeración o calefacción. Pero la meta principal es que la demanda sea cubierta con fuentes de energía renovables que no dañen el medio ambiente.

¿Cómo incrementar la eficiencia energética?

Los arquitectos que son expertos en esta área se valen de diversas técnicas para disminuir las necesidades energéticas de las edificaciones. En tal sentido, se enfocan en captar la mayor cantidad de energía solar. O inclusive, en generar su propia energía.

Algunas de las estrategias más efectivas para alcanzar este cometido comprenden el calentamiento solar de agua activo o pasivo, la calefacción geotérmica, o los generadores eólicos.


Materiales de construcción eco amigables

Los proyectos arquitectónicos sostenibles apuestan por el uso de materiales de bajo contenido energético.

¿Te preguntas por qué? Pues porque son capaces de minimizar la huella ambiental de las estructuras a grandes rasgos, y esto le suma un gran atractivo al concepto de la arquitectura sostenible.

Generalmente se utilizan materiales que pueden extraerse del entorno inmediato mediante procesos sencillos, o sin perjudicar al medio ambiente.


Materiales de construcción más populares

La madera, el adobe, las piedras, el suelo cemento, la tapia o arcillas, son solo algunos de los más utilizados. Aportan durabilidad, reducen los costes y no son tóxicos.

En España es obligatorio que los materiales emitan una mínima cantidad de gases de efecto invernadero, como el CO2. Además, es necesario que sean reciclables y reutilizables. Así se estipula en la norma europea de Declaración Ambiental de Producto (DAP). Avalada por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).


La climatización eficiente

La arquitectura sostenible está comprometida con la optimización de la climatización en las edificaciones. Esto atiende a la necesidad de reducir el consumo de energía para el funcionamiento de la refrigeración o la calefacción. Sobre todo, en la época de verano e invierno. El proceso de climatización involucra dos procesos. Y dado que son muy importantes te los detallaremos de inmediato:

  • Generación de calor pasiva

Aquí entran en juego los edificios solares pasivos. Estos aprovechan la energía solar, y por lo tanto, prescinden de mecanismos adicionales como los paneles solares, los colectores solares, o las células fotovoltaicas. Para acumular mucho calor se valen del buen diseño de las ventanas. Pero más que todo, de la inercia térmica mediante la utilización de materiales eco amigables. Por otra parte, recurren al aislamiento térmico para conservar el calor acumulado durante el día. Y para ello también se apoyan en el diseño de edificios compactos y centralizados. Ya que son más eficientes en el plano energético.

  • Un correcto enfriamiento

La arquitectura sostenible también tiene que ver con la promoción de buenas técnicas de enfriamiento que reduzcan el consumo energético en gran medida.

En este punto, hay que resaltar que el refrescamiento pasivo se lleva el mayor protagonismo porque atiende magistralmente al diseño sustentable.

Algunas de las estrategias utilizadas para enfriar los edificios de manera pasiva, o sin recurrir a sistemas dañinos para el medio ambiente, comprenden:

  1. La inclusión de protección solar en las superficies vidriadas de la edificación.

  2. Un buen aislamiento térmico en techos, vidrios y muros.

  3. Dotar a los espacios de gran emisión de calor –como las oficinas o las cocinas-, con buenos sistemas de ventilación.

  4. La utilización de equipos que cuenten con calificación energética, tales como las bombas de frío/calor, la geotermia o la aerotermia.(Fuente Arquitectos.es)